COMUNIDAD  DE  MÉXICO

Proyecto para la formación

El itinerario formativo

Las 5 etapas del camino formativo

 

 

  • Promoción vocacional y aspirantado;
  • Postulantado o Formación antes del noviciado;
  • Noviciado;
  • Formación de los religiosos de votos temporales;
  • Formación continua.

 

Características

Siguiendo las indicaciones de la Orden, se subrayan cuatro características:

 

 

  • Es “integral”. “La formación, pues, es formación de toda la persona, en cada aspecto de su individualidad, en los comportamientos, como en las intenciones” (VC 65). El principio unificador de los diferentes aspectos de la formación – humana, espiritual y pastoral- está constituido por la espiritualidad vivida en la línea del carisma.
  • Es “gradual”. El programa formativo ha de ser llevado a cabo de manera progresiva, tomando en cuenta algunas variables importantes del candidado: la edad, la etapa existencial en la que se encuentra, la experiencia previa, el nivel de madurez alcanzado, la capacidad de asimilación de los valores...
  • Es “orgánica y global”. La articulación de los objetivos propios de cada etapa debe tomar en cuenta la organicidad y globalidad del conjunto del programa formativo, para evitar repeticiones inútiles y contraprodicientes.
  • Es “coherente y continua”. En el paso de una etapa a la otra, y a lo largo del proceso de maduración, es necesario mantener una coherencia sustancial y una continuidad tanto en las propuestas como en los métodos formativos para no exponer al sujeto a una desorientación dañina.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PROMOCION VOCACIONAL Y ASPIRANTADO

 

La vocación camiliana es un tesoro que no debemos guardar escondido sino darlo a conocer a todos y, en especial, a los jóvenes como un regalo hermoso del Espíritu a la Iglesia.

 

La promoción vocacional es un deber y cometido de todos los religiosos. Es compromiso de todos los religiosos dar a conocer nuestro carisma:

 

 

  • Dar un testimonio personal y comunitario que pueda convertirse en instancia de llamada vocacional camiliano;
  • Insertar a los profesos de votos temporales (“jóvenes para los jóvenes”);
  • Participar en los programas de pastoral vocacional de las Diócesis;
  • Hacerse disponibles para la animación de grupos juveniles;
  • Preparar subsidios (estampitas, pósters, trípticos, diapositivas, DVD y otro material) que presenten nuestro carisma.
  • Colaboración con los laicos del CSC y de la FCL: conformación del Equipo de Promoción Vocacional Camiliana (EPVC);
  • Proponer a los jóvenes la invitación vocacional explícita camiliana tanto para Padre como para Hermano;
  • Orar individual y comunitariamente por las vocaciones;
  • Organizar retiros y convivencias vocacionales para los jóvenes que sienten una inquietud vocacional;
  • Ayudarlos en el discernimiento, acompañándolos para que tomen conciencia de su vocación y respondan a ella, haciéndola madurar;
  • Discernir sobre su admisión a la comunidad formativa.

 

Respecto a los jóvenes que expresan una inquietud vocacional se empieza un camino de discernimiento, tomando en cuenta algunos criterios que deben determinar (y preceder) la decisión de admitirlos al Postulantado:

 

 

  • Haber terminado la Preparatoria (o terminarla antes del ingreso a la comunidad formativa y tener los originales de los títulos de estudio);
  • Nivel intelectual suficiente para cursar estudios superiores;
  • Límite de edad: no haber cumplido los 29 años al momento de la admisión;
  • Conocimiento del ambiente familiar y parroquial (carta del párroco);
  • Capacidad de desapegarse de la familia manteniendo con ella los normales lazos de afecto;
  • Salud física (exámenes clínicos);
  • Salud psíquica (con test psicológicos);
  • Capacidad de relaciones maduras con los demás formandos; de colaboración con ellos en los servicios comunitarios y en las iniciativas comunes; de integración en el grupo;
  • Capacidad de relacionarse constructivamente con los religiosos formadores y de abrirse con ellos a través de un diálogo transparente y confiado;
  • Apertura hacia los demás sin encerrarse en sí mismo y en amistades exclusivas;
  • Espíritu de superación en las dificultades y capacidad de reaccionar frente a los desánimos y a los fracasos sin deprimirse excesivamente;
  • Sexualidad madura e identificación clara con el propio sexo;
  • Educación sexual suficiente para comprender la opción del celibato por el Reino;
  • Integración y superación de eventuales relaciones hétero-sexuales anteriores, con tal de que pueda mantener una conducta afectivo-sexual correcta y que garantice su posibilidad de continencia futura;
  • Conducta moral sana sin formas de machismo, de adicciones, de alcoholismo, etc.
  • Formación cristiana de base y vivencia de los valores cristianos fundamentales;
  • Práctica sacramental suficiente y espíritu de oración;
  • Inquietud por una vida de consagración al Señor y al servicio del prójimo, especialmente de los pobres e interés por evangelizar y servir a la Iglesia.
  • Declaración sincera si ha salido de otros Instituto o Seminario;
  • Interés por el carisma y la misión camiliana; conocimiento básico de las exigencias de la vida consagrada en la Orden de San Camilo;
  • Disponibilidad al apostolado y al servicio de los enfermos;
  • Disponibilidad al seguimiento vocacional y al acompañamiento espiritual con entrevistas periódicas;
  • Generosidad en el trabajo intelectual y manual;
  • Sana actitud crítica y capacidad de ser fiel a los compromisos y a la palabra dada;
  • Documentos: Acta Nacimiento, boletas de Bautismo y Confirmación;


Eventuales excepciones se tomarán en cuenta caso por caso.

 

Para los jóvenes que viven lejos se organizarán momentos de convivencia específicos y más prolongados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL POSTULANTADO O FORMACION ANTES DEL NOVICIADO

 

El Postulantado empieza con el ingreso en la comunidad formativa. Su duración no es inferior a dos años.

Los jóvenes se acercan a la Vida Consagrada para comprender mejor el sentido de la misma; es un período de contacto con la vida comunitaria para conocer desde dentro la vida religiosa camiliana; es un período de formación académica según la orientación a la vida camiliana como Padres o Hermanos; es el tiempo de un primer acercamiento al apostolado directo con los que sufren.

 

Es un momento importante porque conlleva cambios, expectativas y rupturas. El deseo de ponerse en la búsqueda vocacional debe conjugarse con la realidad de nuestra propuesta.

 

El objetivo es el de ayudar a los jóvenes ingresados a madurar en todas las dimensiones de su personalidad, educarlos a la vida de grupo, llevarlos a profundizar su fe cristiana y sus motivaciones vocacionales, acompañarlos en el primer contacto con el ejercicio del carisma camiliano y  empezar un curso de estudios.

 

Se trata de “poner a prueba” los criterios de admisión y ver si el candidato los ha interiorizados y es capaz de perseverancia, de progreso y maduración.

 

Objetivos específicos

 

Dimensión personal, académica y afectiva

 

  • Llegar a un conocimiento más profundo de sí mismo, de sus debilidades y  potencialidades;
  • Potenciar sus recursos personales;
  • Interiorizar progresivamente los valores humanos y cristianos; desarrollar los valores personales en el servicio concreto a los demás y en el ejercicio del carisma camiliano.
  • Abrirse a una sana educación sexual para tener una positiva visión de la sexualidad y una correcta relación con todas las personas según su propia identidad de formando a la vida consagrada;
  • Acostumbrarse a pensar, hablar y actuar correctamente con respeto al sexo y a la mujer, evitando toda forma de machismo;
  • Cultivar relaciones positivas con la familia de origen y aprovechar responsablemente las vacaciones, siendo coherente con su opción;
  • Comprometerse con esmero en una formación académica estructurada, convencido de que los elementos doctrinales están al servicio de la elección que quiere hacer.


Dimensión grupal y comunitaria

 

 

  • Acostumbrarse a la vida de grupo a través de actividades comunitarias (servicios y  actividades comunes, deporte  organizado, oración  comunitaria, etc.);
  • Aceptar la autoridad como “recurso humano”, sin renunciar a la creatividad y la responsabilidad personal;
  • Educarse a hábitos de limpieza, orden y respeto de las personas y de las cosas de la casa de formación;


Dimensión espiritual y pastoral

 

 

  • Asimilar los elementos fundamentales y los valores de la vida cristiana (virtudes, catecismo, oración, misa, palabra de Dios, Sacramentos);
  • Comprometerse en la vida espiritual y litúrgica, en la participación a los Sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía  y en la oración comunitaria y personal;
  • Aprender a preparar celebraciones litúrgicas y cultivar las prácticas devocionales (Rosario, Vía Crucis, etc.);
  • Crecer en el amor a la Iglesia y en la fidelidad a sus Pastores;
  • Interesarse por el conocimiento teórico del Fundador, del carisma camiliano y de la vida del Instituto;
  • Formarse al espíritu de servicio del pueblo de Dios, privilegiando a los pobres y a los enfermos;
  • Iniciar una experiencia directa de servicio a los enfermos y realizar semanalmente su apostolado con los enfermos y los pobres;
  • Colaborar en la promoción Vocacional con el testimonio de vida, la propaganda y propuesta vocacional;


Dimensión vocacional

 

  •  Llevar adelante un diálogo formativo con el formador y el director espiritual;
  • Saber vivir responsablemente las exigencias de la formación, rompiendo con la mentalidad del ambiente externo y comprobando la propia voluntad de seguir  a Cristo a través de los Consejos Evangélicos.
  • Aceptar la disciplina como instrumento de formación personal y de respeto hacia el grupo;
  • Esforzarse para dejar actitudes, hábitos, lenguaje, modos de hablar y de pensar que son inadecuados para un joven aspirante a la vida consagrada;
  • Manejar el dinero y los bienes de la casa con espíritu de pobreza y responsabilidad;
  • Comprometerse seriamente en los estudios, en los servicios comunitarios y en el trabajo, ya que el postulante vive de la colaboración económica de la Comunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ADMISIÓN  AL  NOVICIADO

La Admisión al Noviciado se da a conclusión del periodo de Postulantado, cuando el candidato manifiesta la decisión de donarse radicalmente a Dios en la misión de nuestra Orden (Const. 79); posee aquella suficiente madurez humana, espiritual y vocacional que se exige; tiene una buena salud física y psíquica; manifiesta un buen avance en el itinerario formativo y es considerado idóneo por los Superiores

 

Criterios

Los criterios que se van a indicar a continuación quieren explicitar, aunque no exhaustivamente, las “cualidades suficientes de madurez humana y cristiana” exigidas (Can. 642; Const. 79)    y proporcionarle al Equipo de Formación unas orientaciones. Desde luego se trata de un nivel de “suficiencia”.





Guadalajara, México

Camilos
en el mundo

Zona
Reservada

CENTRO DE HUMANIZACIÓN PARA LA SALUD
Copyright Todos los Derechos Reservados 2016  - Centro San Camilo A.C.
Av. Pablo Casals 2983 - Col. Prados Providencia - GUADALAJARA ,Jal. C.P. 44630 - Tel: (33) 3640-4090 - secretaria@camilos.org.mx